¿Qué hacer cuando no queremos leer la Biblia?

  • Comentarios de la entrada:1 comentario

A todas nos ha pasado que no tenemos ganas de leer la Biblia, o quizá no tenemos tiempo. Independientemente de cuál es tu excusa, en este post estudiaremos mejor acerca del carácter que debemos tener como cristianas y de consejos para saber qué hacer cuando no queremos leer la Biblia.

Nuestra lectura Bíblica no se trata de que nazca de lo más profundo del corazón. No me malinterpretes, si te nace ¡En hora buena! Pero te puedo asegurar que habrán varias ocasiones en las que no querrás leerla. Por eso te digo que la disciplina es mayor que el deseo .

Esto sucede no solo en la lectura Bíblica, sino en muchas otras áreas. Si pudieras hablar con cualquier atleta profesional, seguramente te diría que hubieron muchas ocasiones en las que no quería entrenar, pero la diferencia la hace la disciplina. La Biblia en varias ocasiones compara la fe como un deporte, en el que tu decides hasta donde quieres llegar 1 Corintios 9:24

Estos son 10 motivos por los que deberías empezar a leer tu Biblia ahora mismo

¿Excusas reales?

Hablaba hace un tiempo con una amiga, y comentábamos de la necesidad que tenemos como seres humanos de Dios. En realidad, Dios no nos necesita, nos ama y por eso quiere estar con nosotras, pero ¿Tú necesitas a Dios? ¡Es un absoluto sí!

Las excusas demuestran más lo que hay en nuestro corazón que lo que en realidad está sucediendo en nuestras agendas. Betsy Gómez lo dijo una vez así «El verdadero problema a menudo no es que nos falta tiempo, estructura o disciplina (aunque realmente nos faltan esas cosas). El problema más profundo podría ser que nos falta fe.» 

Entonces ahora quizá me preguntes «Becky y entonces ¿Qué hacer cuando no queremos leer la Biblia?» Y te contestaré con los siguientes consejos.

1. Lee la Biblia

¡Así como lo lees! El principal remedio para alguien que no quiere leer la Biblia es leerla. A veces creemos que tiene que existir alguna fórmula mágica pero no es así. Ya sea que la escuches, la leas, la estudies en grandes o pequeñas porciones ¡No dejes de hacerlo! 

Estos han sido 3 momentos dolorosos en mi vida, en los que la Biblia ha sido mi auxilio

2. Únete a un plan de estudio

Lo mejor que pude hacer para poder aplicar el hábito de la lectura a mi vida fue unirme a un plan de lectura. Puedes hacerlo anualmente, mensualmente o semanalmente. Lo que importa es que la leas con alguien que te guíe. Puedes leer con Aviva Nuestros Corazones, YouVersion y otras organizaciones que crean planes de estudio y lectura de la Biblia.

3. Pide en oración

Estoy segura que si tu pides a Dios que te de el deseo de leer Su Palabra, Él te responderá. Asegúrate de pedir en oración el apetito por la Palabra de Dios.

4. Lee en grupo

Cuando tenemos un grupo para leer, solemos hacerlo, ya sea por pena o porque de verdad nos anima. Busca un grupo donde puedan leer juntos, esto les ayudará a rendir cuentas y esforzarse por hacerlo. Si no tienes un grupo grande no te preocupes, con otra amiga pueden unirse en la lectura Bíblica.

Sigue a Soy Joven Cristiana en redes sociales para leer devocionales diarios.

Autora Becky Jeronimo - Soy Joven Cristiana

Autora: Becky Jerónimo

Apasionada por Jesús, a Su servicio hasta que todos le conozcan. Fundadora de Soy Joven Cristiana. Desde Guatemala busca contribuir a redimir el diseño de Dios para las mujeres jóvenes

Esta entrada tiene un comentario

  1. Carlos

    ¿Todavía hay alguien que pueda no querer leer la Biblia? No sabe lo que se pierde 🙂

Deja una respuesta