¿Cómo empieza la amargura y el rencor? 2 Pecados silenciosos

  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Alguna vez haz escuchado a una persona decir «No puedo creer cómo alguien que era tan importante para mi me traicionó de esa manera, me hizo sentir tan mal, me ofendió tanto y piensa que con un simple perdón se van a solucionar las cosas.» Sin darse cuenta esta persona se envuelve en dos pecados que envenenan el alma: el rencor y la amargura, dos pecados silenciosos ¿Cómo empieza la amargura y el rencor? Si quieres conocer la respuesta sigue leyendo este post.

Cuando alguien hiere tus sentimientos y particularmente cuando se trata de una persona a la cual valoras mucho y confías en ella, es cuando te sientes enojada, triste y hasta puedes sentirte un tanto confundida por lo que pasó. Pero la Palabra del Señor nos exhorta a alejar toda amargura de nuestra vida, Dios nos dice: «Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia» (Efesios 4: 31). Cuando nosotras adoptamos estos sentimientos y acciones no nos traen nada bueno, por el contrario, nos alejan de la presencia del Señor.

A pesar de todo, a Dios le importan nuestras emociones, conoce porqué haciendo click abajo

¿Por qué son silenciosos?

El rencor y la amargura son pecados silenciosos que no se ven en nuestro exterior como el enojo, pero poco a poco van envenenando nuestro corazón, te pondré un ejemplo: Comienza la primavera y toda la vegetación brota y crece, pero en ocasiones hay hierba que no floreció lo que conocemos como hierba mala. Esta perjudica a las demás hierbas que están a su alrededor porque aunque uno la arranque si no la saca de raíz, esta seguirá expandiéndose hasta contaminar a las demás.

Lo mismo pasa contigo cuando tienes un problema con tu prójimo y tu coraje llega a ser como esa raíz que va envenenando tu corazón con rencor y amargura. En Hebreos 12:15 dice: «Mirad bien de que nadie deje de alcanzar la gracia de Dios; de que ninguna raíz de amargura, brotando, cause dificultades y por ella muchos sean contaminados».

¿Cómo sé si hay rencor y amargura en mi vida?

1. Vives en el pasado

Si eres una persona que constantemente está viviendo de los recuerdos del pasado, y te es difícil olvidar lo que otros te han hecho es importante que sepas que Dios te exhorta a dejar atrás todos esos malos recuerdos. Porque estos solo se vuelven cargas que nos perjudican.

La Palabra de Dios dice: “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas” (2 Corintios 5:17).

Esto nos dice que ya no somos la persona que solíamos ser antes de la salvación. Por lo tanto, al ser nueva criatura en Cristo necesitas ser renovada día a día y dejarte utilizar por Él para que eso lo eches fuera de tu vida.

Consejos para amar a aquella persona que te hizo daño haciendo click abajo

2. Agredes con tu boca todo el tiempo

Puede que en ocasiones no puedas refrenarte en tu enojo y tiendes a insultar a los demás con palabras que son hirientes para ellos, usas groserías en tu vocabulario cuando te sientes molesta. Déjame comentarte que cuando hacemos esto, completamente nos alejamos de la presencia del Señor, porque de esta manera la maldad se apodera de nuestros corazones dejando salir a través de tu boca palabras que están fuera de tu amor al prójimo.

Por el contrario, cuando tu corazón está lleno del amor de Dios solo existen alabanzas hacia el Señor y reflejas el amor que Jehová depositó en ti. Recuerda que las palabras que salen de tu boca son el reflejo de tu corazón.  La palabra de Dios dice: «Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes» (Efesios 4:29).

Estos son los beneficios del perdón, click abajo para leerlos

3. Sientes que no eres feliz

Sé que en ocasiones es difícil no sentirte abrumada por el mundo que te rodea, y te ponen a pensar que nadie te entiende, que el mundo siempre está en tu contra. Cuando estos pensamientos están constantemente en nuestra cabeza tendemos a tener presente la amargura en nuestras vidas. 

Por eso debes estar fortalecida en la Palabra y en tu fe porque de esta manera entenderás lo que dice en Colosenses 3:15 «Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.» Así sin duda serás consciente de que al Rey de reyes le estás depositando todas tus cargas y Él te sacará triunfadora de todos estos pensamientos que no te permiten ser feliz.

Sigue a Soy Joven Cristiana en redes sociales para leer devocionales diarios.

Autora Wendy Cantu - Soy Joven Cristiana

Autora: Wendy Cantu

Hija de Dios, enamorada de su familia y de la vida en Cristo. Feliz de ser seguidora y amadora de Jesucristo. Mexicana residiendo en Colorado, con mucho sueños puestos en las manos del Creador.

Deja una respuesta